Nacer, de nuevo en tus brazos

El aire recio no consigue frenar nuestro querer

que nos acompaña a ambos,

vagando ebrios de amor por las calles trasnochadas.

Los portales sirven de refugio para nuestros besos

y las estrellas apasionadas vigilan nuestro andar alocado.

 

La noche transforma, me renacen sentimientos. Escucho la melodía de la canción que ponen sábado tras sábado en la discoteca que frecuentamos. Cantamos, mejor dicho, berreamos y bailamos -se que lo hago fatal pero no seré yo quien se considere un bailarín frustrado-. Te desenvuelves con la música, te acompaña, la poetizas. Sonríes cuando me ves, con la sonrisa que me gusta, la que me contagia y me revive.

Me miras, bailamos y cierras los ojos mientras cantas en voz baja, nos dejamos llevar por los acordes, por el momento que acompaña, por su oscuridad y sus luces brillantes que parpadean. Mientras me embriaga tu olor, tus manos se entrelazan con las mías, se acoplan. Tu respirar, tu estar, tu olor me traspasa. Siento que la noche merece la pena con verte cómo la vives, cómo le das color entre tanta negrura.

Me gusta quemar la vida contigo, bebernos por las noches. Todo vale el esfuerzo si al día siguiente vuelvo a nacer, de nuevo en tus brazos, con los labios rojos, de amarte.

Nacer, de nuevo en tus brazos es jodidamente adorable. Abrir los ojos, molesto por algún rayo de Sol, y verte dormir, enormemente guapa, tranquila y sencilla. Te empiezo a acariciar y tocar tu bonito pelo, feliz de tenerte cerca. Sonríes mientras duermes, me hipnotizan tus labios alegres.

Abres los ojos, poco a poco, me ves y me sonríes con la sonrisa mañanera que acompaña al Sol y al cansancio de la noche. Me tocas la mejilla con dulzura y me das los buenos días más bonitos de mi vida.

Y yo, en ese momento, soy feliz y el alma se me llena de ojalás

Ojalá supieras que cuando me acuesto y te doy la espalda es para que me abraces por detrás. Que a veces me pongo el despertador en la madrugada para despertarme y verte dormir encantadora. Que me gusta despertarme antes que tú para ver cómo abres esos ojos mágicos que me miran con mimo y cansancio cuando decides que ya has descansado suficiente. Que cuando mientras duermo y te pongo la pierna encima es para sentir que estás cerca, conmigo. Ojalá supieras que pasaría horas y días contigo, durmiendo abrazados, despreocupados, porque despertar y verte es como volver a nacer, de nuevo en tus brazos.

Advertisements

2 pensaments a “Nacer, de nuevo en tus brazos

  1. Retroenllaç: Eres mi jodida historia de amor… « EL CANTÓ PINYÓ

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s