Manual para la vida, por favor…

Vivir es sentirte, en ti, detrás tuya,

en tu ausencia, en toda tú.

 

Llevo un día perro o de perros, o un día de mierda, eso mejor. Yendo y volviendo a bibliotecas varias en busca de manuales, guías con textos infumables que no me servirán para nada en mi vida, en mi día a día, en mi aprendizaje a lo que podríamos llamar “vivir una vida”, mi vida. Porque siéndote franco, no necesito en mi vida un manual para aprender “sentencias de Jurisprudencia del Tribunal Supremo” o “Sistemas económicos mixtos”. Necesito un maldito manual que me guíe y me explique sobre cómo olvidarte.

De vuelta el metro es traicionero y en él he chocado de lleno con eso que llamamos “recuerdos”.

Y me he acordado de que me encantaría que, si finalmente se jodiese del todo esta jodida historia de amor, me recordases, que cuando pensaras en mi apareciese en tu bonita cara esa sonrisa que enamora, aunque fuese para recordar alguna gilipollez.

Me encantaría que recordases el primer beso que me diste una mañana fría pero soleada.

Me encantaría que recordases cómo te abalanzabas sobre mi cuando me veías después de largo tiempo y me abrazabas regalándome ese “Hola” del que ando enamorado.

Me encantaría que recordases cuando dormías junto a mi y te despertaba con caricias y besos.

Que también me he acordado de que me encantaría que no te doliese imaginarme, que no guardases ninguna espina por mi.

Que recordases algo que hayas aprendido de mi, aunque sea alguna canallesca.

Que recordases que en un cajón de tu habitación guardas las notas y poemas que una vez te dediqué y que ahora aguardan en hojas polvorientas y amarillentas.

Que recordases cuando me enseñaste esta canción y que supieses que no me la puedo quitar de la cabeza:

Me encantaría que recordases cuando salíamos de copas y volvíamos juntos a casa, borrachos de amor.

Me encantaría que recordases cuando esa misma noche me dijiste que eras “mi jodida historia de amor”.

Me encantaría que recordases que una vez hicimos un trato.

Me encantaría que recordases cuando caminamos largo y tendido, entre árboles y hierba, cogidos de la mano y hablando de los lugares donde viviríamos tú y yo en un futuro.

Me encantaría que recordases que aún no hemos viajado a Canadá.

Me encantaría que recordases que una vez me dijiste que estabas enamorada de mi.

Me encantaría que recordases que me dijiste que me querías dar experiencias, no recuerdos.

Me encantaría que recordases que te agradezco que me hayas aguantado, que sepas que de ti no puedo decir nada malo y que me has enseñado miles de cosas mucho más importantes que los malditos manuales que estoy tratando de conseguir para poder aprobar el curso.

Me encantaría que sigas recordando que eres mi jodida historia de amor.

Advertisements

3 pensaments a “Manual para la vida, por favor…

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s