Esperando tu piel

Te miro con mis ojos de mirarte,

de observarte a tu sola, de admirarte,

de conocerte por dentro y por fuera,

de amarte a ti misma, toda entera.

Mi jodida historia de amor no termina. No lo consigo. Olvidarte.

Cada vez trato más y más de hacerlo, de borrarte y todas ellas han sido en vano. Cada fracaso es un escollo en mi camino, es una losa en mi espalda.

Por la mañana me levanto decidido a saltar ese agujero que me retiene. Hasta que te recuerdo, hasta que me acuerdo subiendo cuestas para llegar a aquel dichoso balcón de los amaneceres de sabor agridulce. Verte sentada en uno de los bancos mirando la puesta de Sol. Nuestra quinta puesta de Sol.

Te recuerdo en aquel rincón, con la tez anaranjada del Sol decreciente, yéndose y llevándose muchas cosas, demasiadas. Y tú sonreías a veces y a las otras llorabas, pero siempre estabas guapa, no sé cómo te lo hacías.

Recuerdo verte marchar como quien deja ir a la esperanza sin billete de vuelta.

Y me acuerdo diciéndome esa misma noche que debía olvidar todo.

Nunca supe qué era sentirme solo cuando estaba contigo. Te siento demasiado parte de mi, dentro de mi, muy hondo.

Me levanto recordándome tratando de darte el beso más bonito del mundo, tratando de que no lo olvidaras jamás, de que lo necesitaras como el aire que respiras.

Me prometí esperarte a cada rincón, a cada momento. Esperarte sentado viendo un atardecer, inquieto, esperando tu aparición, a la espera de tus labios con los míos, una caricia de las tuyas o un susurro que me haga renacer.

No apareciste.

Y me acosté diciéndome que debo olvidar todo.

Como el amanecer y el ocaso, me levanto cada mañana subiendo pero, al mismo tiempo, preparando la antesala del descenso inequívoco hacia la oscuridad de la noche.

La verdad es que tengo mido a vivir si no estás.

Y te dedico estas palabras, que no leerás. Estas palabras que creas tú. Y aunque puede que mi jodida historia de amor no haya terminado, amarte a través del papel, de pantallas coloridas se me queda corto. Necesito tu piel.

Mientras tanto continuaré soñando con hacerte un vestido a besos, con mis dedos caminando por tus labios, con tus sonrisas y tus abrazos. Esperando tu piel.

Anuncis

Un pensament a “Esperando tu piel

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s