¿Tienen las ideologías algún sitio en el actual debate en Europa?

Un debate interesante que plantea Iñaki Gabilondo y que invita a participar.

Mi opinión:

Las ideologías considero que tienen cabida, no obstante ha habido, desde finales de los 70, una dominación ideológica a las que todos los partidos políticos con capacidad seria de gobernar han tenido que adaptarse. Hablo del neoliberalismo que incluso se ha instaurado en parte de la ideología socialdemócrata por incapacidad de la misma a reinventarse y de afrontar grandes retos y desafíos de gran transcendencia. Existe una evidente carencia de la socialdemocracia para entender adecuadamente los profundos cambios en el ámbito de la geopolítica, sobretodo a partir de la caída del comunismo y en otros aspectos como el social con la transformación de la clase obrera tradicional y la aparición de un nuevo ‘proletariado’ dedicado en mayoría al sector servicios, la reconversión constante de los mercados de trabajo, la creciente tensión en sociedades cada vez más multiculturales o el aumento pronunciado y progresivo de las desigualdades sociales, por mencionar algunas. Es decir, se ha producido un radical cambio de valores que no ha venido acompañado, por parte de la izquierda, de un cambio de visión política.

Es evidente que la derecha se encuentra cómoda con la ideología neoliberal y con la ortodoxia impuesta ahora mismo por la UE y de orientaciones que vienen desde tiempo siendo hegemónicas y que ahora percibimos con todas sus consecuencias. No es más que la hoja de ruta que todos los economistas enseñan en las universidades, el pensamiento dominante que pugna por la reducción de gastos sociales, por la reducción de impuestos progresivos y la subida de impuestos indirectos que acaban por favorecer a los grupos de población con mayores ingresos. Economistas y políticos se han encargado en los últimos 30 años de ejercer una continua deslegitimación de los impuestos y del principio redistributivo (A la vista está el “bajar los impuestos es de izquierdas” de nuestro expresidente Zapatero) y que sólo ha propiciado un mayor grado de desigualdad social (a la vista está en los últimos informes de la OCDE). Por lo tanto, repito, las ideologías tiene cabida, aunque desde los últimos 30 años ha habido un desdibujamiento de las mismas, sobretodo de la socialdemocracia que no ha sabido crear un discurso propio y creíble.

Puede que ahora, después de la victoria de F. Hollande, se estén dejando ver principios que al fin y al cabo son ideológicos y diferenciados de las tesis que venía propugnando Merkel y la Troika en los últimos años, la austeridad. Hollande defiende, con un discurso socialdemócrata esperanzador pero no milagroso, un cambio de políticas para salir de la crisis, se está hablando de crecimiento, de inversión para catapultar la economía, se vuelve a hablar de otorgar derechos sociales y eso sí, sin olvidar la austeridad. En definitiva, combinar estímulos económicos con una austeridad que es precisa y que Hollande comprende muy bien. Hay cabida, sin duda, para las ideologías, o mejor dicho, para otras ideologías que no sean la neoliberal: con propuestas diferenciadas respecto a los problemas relacionados con la economía y el empleo, aumentando la fiscalidad y creando nuevos impuestos, combatiendo el fraude fiscal en vez de legalizándolo (amnistía fiscal), creación de una Banca Pública o inversiones en sectores claves como educación e I+D+i. Hay camino, hay margen más allá de las recetas de la derecha.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s