Un salto al vacío… como si nada.

Viaja el amor flotante por mares herrantes

sin hallarte.

De tus besos tengo mi corazón lleno,

tu sonrisa y tus caricias hacían el resto.

Torpedeada tengo el alma,

esperando, esperando el reencuentro.

 

Un austriaco, que está como una cabra, Felix Baumgartner, asciende a 39 km. y se tira al vacío, como si nada.

Como si nada, lanzarse como si fuese fácil. Esa sensación que te embriaga por dentro ante la inmensidad, llámalo mundo a esa inmensidad o llámalo ‘jodida historia de amor’, lo que quieras. Se llama vértigo, vértigo al fracaso, vértigo al ‘no’. En definitiva, vértigo a estrellarse a una velocidad superior a la del sonido.

Como si nada es también cuando pasas y dejas tu rastro de perfume que después voy olorando sutilmente cual perro policía en busca de explosivos.

Como si nada es cuando ríes y no eres consciente de la onda expansiva que creas en mi que, aunque estando en el mismísimo lecho de muerte, reiría contigo.

Como si nada es tu facilidad para hacerme feliz y hacerme desvanecer en menos de lo que tardó Baumgartner en desplegar su paracaídas…

Hablando de Baumgartner…

¿Qué te parecería si te dijera que estaría dispuesto a saltar de la misma estratosfera a 39 km. del suelo por un ‘sí’ tuyo? Seguramente no me creerías y tal vez tuvieses mucha razón, yo soy de esos que sufren vértigo.

No subiría a la estratosfera, ya me cuesta mirar hacia abajo en los balcones que están a más de un 5º, pero que, cada vez que me sonríes y me besas, la sensación en el estómago es similar.

Tampoco ascendería 39 km. para ver las estrellas, mejor tumbados en ese prado que una vez frecuentamos, jóvenes y enamorados, tendidos en la hierba y tú señalándome a Orión. Seguro que la sensación de inmensidad no se va mucho la una de la otra.

No iría contigo, tu tampoco conmigo, hasta allá arriba, pero si que apostaría porque nos fuéramos a algún rincón, igual de alejado de la civilización donde descansásemos leyendo, junto a una pequeña estufa de leña, a Hemingway.

Que de tirarme, cosa improbable, no sabría abrir el paracaídas si tu no estás. Que para mi el espacio no está ahí arriba, para mi el espacio es lo que dejas cuando tu te vas.

Música para una caída libre…

Anuncis

Mi verano

El verano me lleva pasito a pasito

al lado de la brisa del camino,

descalzo y sin prisa, paseo entretenido,

como el viento, soñando contigo.

Puede que hoy me hayas venido a la cabeza porque sea un día marcado para ambos, o puede que me hayas venido a la cabeza porque no hay un maldito día que no te pases a saludar. Puede que sea un día marcado porque esta es una fecha que recordar para nosotros o, al menos, para mi.

Puede que el día de hoy, tiempo atrás, fueses con un vestido verde con estampados y que te confundiese con la mismísima primavera. Que la Luna brillara con más fuerza que nunca y que aún así la eclipsaras. Que antes de que dejaras de eclipsarme para pasar a eclipsar a otros me quedé con tus ojos grabados, que ¡joder! no eran azules ni claros, pero dentro tenían inmensidad, tenían una mirada que desvalijaba almas, con tu boca que, desde aquel momento, supe que era dulce, con un andar que se hubiese abierto paso entre ríos más profundos que el mismísimo Nilo con un Moisés boquiabierto -lo sé Moisés, no fuiste tú, fue ella-.

Puede que ese día -y no sólo ese- estabas guapa-guapísima, guapa que te mueres o guapa que te cagas y lo peor -o lo mejor-, tú sin saberlo. Que te ibas marchando e ibas dejando un aire fresco a tu paso. Que el bochorno estival y playero se transformó en una pequeña corriente de aire fresco y puro, como el que corre cerca de los ríos en las montañas. Que supe de primer momento que no sólo eras bonita por fuera, también por dentro.

Mallorca, Raül Botella

Allí estabas tú, y yo con la mirada fijada en ningún punto exacto de tu cuerpo y en todos a la vez. Contemplando tu grandeza imperfecta y poniéndole banda sonora a un momento que tiempo después continúo recordando con una mezcla entre nostalgia, alegría, tristeza, amor y, porqué no decirlo, algo de desengaño…

Que puede que aquel día se juntaran los planetas para que, sin saber aún porqué, mencionaras mi nombre, que me pareció más bonito y grandioso que nunca y yo, como buen tonto que era -y que soy-, me quedase rojo cual guiri tomando el Sol en hora punta en la playa de Benidorm y sin saber qué decir, esperando a que tu hablaras. Y tanto que hablaste…

Que después de eso toda mención de mi nombre que no saliese de tu boca me parecía triste, que toda conversación sin ti se me tornaba turbia. Que te convertiste en un mal amor de verano.

Que no me servía de nada leer, dormir, estudiar o emborracharme para olvidar tu delicia de silueta, tu mirada sincera y certera o tus palabras que salían de entre tus labios en forma de esperanzas de colores porque todo me recordaba a ti de alguna forma u otra y que a partir del día siguiente en el que, por cierto, tú marchabas, el verano desapareció porque, definitivamente, tú fuiste mi verano.

Que, al fin y al cabo, puede que no llevaras un vestido verde estampado espectacular, aunque yo te imagine así. Que puede que realmente esto no pasase nunca y que realmente me embriagué de tu olor, o de los mojitos del chiringuito… Pero de lo que estoy seguro es de que no sólo fuiste mi verano:

Después fuiste mi otoño.

Después mi invierno.

Mi primavera, que tanto huele a ti…

Y lo único que me temo es que éste, no serás mi verano.

Entrevista a Vinila von Bismark: “Pose un peu a l’escenari i sóc altra”

Personatge i persona. Minuts abans de l’actuació i al camerino, és on les fronteres entre aquestos dos conceptes es dilueixen de manera més natural. Ho vam comprovar el dijous passat a l’entrevista amb Vinila von Bismark, que actuava juntament amb la banda The Lucky Dados al Teatre Calderón.

En el moment en el que es va realitzar l’entrevista, Vinila es trobava a mitjan transformació, al bell mig entre el personatge i la persona, entre Irene López Mañas i Vinila von Bismark. Just en eixe moment es troba la vertadera essència d’un artista, siga en l’àmbit que siga. Ella, no amaga Irene López darrere de Vinila, ni utilitza aquesta última per a transformar-la en el seu alter ego a les antípodes del que ella és, com fan alguns altres. Ella, intenta potenciar i irradiar mitjançant Vinila, les plomes, maquillatge, vestits, la música i cert ambient basat en el burlesque, tota la forta personalitat d’Irene, fent-la realment la protagonista a l’escenari.

MAURO COLOMINA I ANDREA MORENO. ‘Vinila von Bismark’, el teu nom artístic. Assenyales a la teua web que el nom de Vinila ve donat al gran amor que sents per els vinils. D’on ve, aleshores, von Bismark?

IRENE LÓPEZ. Per la meua part aristòcrata alemanya.

MC i AM. Tens familia alemanya?

IL. (Riu) És mentira, m’agrada dir això i em quede tant agust.

MC i AM. Freddie Mercury es descrivia com a una persona vergonyosa i introvertida en la seua vida privada i en canvi quan eixia a l’escenari, ell mateix, reconeixia que s’alliberava i ‘obria la caixa dels trons’. Et sents identificada amb aquesta descripció?

IL. Sí, a mi em passa el mateix. De fet els amics que em coneixen diuen que em transforme de persona. Abaix sóc com una xica vergonyosa amb el meu món interior i després quan isc a escena em convertisc, pose un peu a l’escenari i sóc un altra.

A més porte des de molt petita, 8 ó 9 anys, en un escenari…

MC i AM. He llegit que tens una dilatada experiència artística…

IL. Sí, des de petita era competidora d’aeròbic. Els meus pares tenien un gimnàs amb bastant renom a Granada on feien exhibicions i campionats artístics. Jo era una ‘xaparreta’ amb 6 anys i estava junt ma mare participant en totes les exhibicions hagudes i per haver en Granada.

MC i AM. Punxes, com a DJ, des dels 14 anys…

IL. Així es…

MC i AM. A mi em ve la pregunta al cap de si ja, a eixa edat, quan et preguntaven “Què volies ser de major?” Què responies?

IL. Pues fixa’t que a eixa edat no tenia ni idea. Poc després em vaig clavar a estudiar moda. Vaig descobrir que no era el meu i me’n vaig adonar que realment el que volia fer era el que havia estat fent durant tota la vida, que era estar dalt d’un escenari.

Als 14 anys jo ja era una persona molt avançada a la meua edat. Quan estava a cinquè m’ajuntava amb gent d’octau. En eixa època jo era molt jove, molt precoç, la parella amb el que estava punxava. Vaig començar a provar amb techno. Em va resultar molt fàcil… una vegada eres ballarina i tens el beat (ritme) a les venes és molt fàcil.

MC i AM. Aquesta fama que tens t’agrada? Et sents satisfeta de que la gent et reconega pel carrer?

IL. M’agrada fer un art i que la gent el gaudisca, això és el que m’agrada. Amb el tema delfamoseo passe totalment, és a dir, em considere com una gitana dins d’aquest món. Vaig als esdeveniments perquè tinc que anar-hi, com mig obligada. Fins i tot no tinc televisió a casa, no tinc antena, fixa’t com d’apartada d’eixe món que estic.

MC i AM. En quins artistes diries que busques més la inspiració?

IL. Doncs de músics i grups com Brian Setzer, Stray Cats, Jonnhy Cash, Elvis, Wanda Jackson. Sobretot per a aquest disc amb els ‘The Lucky Dados’ m’he inspirat amb el rock an’ roll i el rockabilly.

MC i AM. Sobretot música dels 50-60, no?

IL. Sí, sobretot eixa època.

MC i AM. Et sents una nostàlgica d’eixa època?

IL. Sí, mira, la veritat és que ja estic preparant nou disc, que serà en solitari i la veritat que les influències d’eixe disc beuen del rock an’ roll però realment té altres tendències més obertes, no té un exercici d’estil tan pronunciat com el rockabilly amb ‘The Lucky Dados’.

MC i AM. Veig que no t’encalles en una sola disciplina i que fas allò que t’agrada i que t’ompli, no?

IL. Sí, faig el que m’abellix i el que el meu cos em demana. Fer alguna cosa pensant en el que li agrada a la gent no em mola gens. Viure a expenses d’això és una putada (sic).

MC i AM. Tornant a ‘The Lucky Dados’. Dius a la teua web que vas caure enamorada des d’un primer moment d’aquesta formació i vas sentir molta màgia. Cóm es propicia aquest enamorament tant sobtat?

IL. Vaig fer un burlesque show amb músics en viu i vaig contractar a Carlos López, membre de ‘The Lucky Dados’. Jo ja hi era una gran fan de la feina de Carlos, un dia em va convidar a anar a veure a la banda, vaig quedar enamorada i em vaig dir que tenia que fer un disc amb ‘The Lucky Dados’.

Em va agradar molt la energia que tenien, perquè a mi, a banda de la música, els músics tenen que transmetrem alguna cosa més. Per exemple si hi ha un bon músic que en l’escenari és un autèntic pal jo passe.

MC i AM. Cóm t’agradaria veure’t a curt-mitjà plaç?

IL. Pues, sincerament, igual que ara, feliç. Sobretot feliç i amb salud.

MC i AM. Per últim, quin seria el teu major assoliment professional, és a dir, allò que et portaria al cim de la teua carrera.

IL. Doncs fa uns anys era treballar en un musical i, de fet, ja estic treballant en un musical…

La veritat és que no m’agrada pensar molt en el futur, visc molt al present i pot ser el futur m’atabale. Simplement aspire a fer el que faig durant molts més anys. Ara mateixa estic bé i que dure, el que tinga que vindre ja vindrà.

*publicat a ARAMULTIMÈDIA 04/06/2012

Esperando tu piel

Te miro con mis ojos de mirarte,

de observarte a tu sola, de admirarte,

de conocerte por dentro y por fuera,

de amarte a ti misma, toda entera.

Mi jodida historia de amor no termina. No lo consigo. Olvidarte.

Cada vez trato más y más de hacerlo, de borrarte y todas ellas han sido en vano. Cada fracaso es un escollo en mi camino, es una losa en mi espalda.

Por la mañana me levanto decidido a saltar ese agujero que me retiene. Hasta que te recuerdo, hasta que me acuerdo subiendo cuestas para llegar a aquel dichoso balcón de los amaneceres de sabor agridulce. Verte sentada en uno de los bancos mirando la puesta de Sol. Nuestra quinta puesta de Sol.

Te recuerdo en aquel rincón, con la tez anaranjada del Sol decreciente, yéndose y llevándose muchas cosas, demasiadas. Y tú sonreías a veces y a las otras llorabas, pero siempre estabas guapa, no sé cómo te lo hacías.

Recuerdo verte marchar como quien deja ir a la esperanza sin billete de vuelta.

Y me acuerdo diciéndome esa misma noche que debía olvidar todo.

Nunca supe qué era sentirme solo cuando estaba contigo. Te siento demasiado parte de mi, dentro de mi, muy hondo.

Me levanto recordándome tratando de darte el beso más bonito del mundo, tratando de que no lo olvidaras jamás, de que lo necesitaras como el aire que respiras.

Me prometí esperarte a cada rincón, a cada momento. Esperarte sentado viendo un atardecer, inquieto, esperando tu aparición, a la espera de tus labios con los míos, una caricia de las tuyas o un susurro que me haga renacer.

No apareciste.

Y me acosté diciéndome que debo olvidar todo.

Como el amanecer y el ocaso, me levanto cada mañana subiendo pero, al mismo tiempo, preparando la antesala del descenso inequívoco hacia la oscuridad de la noche.

La verdad es que tengo mido a vivir si no estás.

Y te dedico estas palabras, que no leerás. Estas palabras que creas tú. Y aunque puede que mi jodida historia de amor no haya terminado, amarte a través del papel, de pantallas coloridas se me queda corto. Necesito tu piel.

Mientras tanto continuaré soñando con hacerte un vestido a besos, con mis dedos caminando por tus labios, con tus sonrisas y tus abrazos. Esperando tu piel.

Hasta siempre (?)

 Soy el maestro de mi vida,

el amo de mi camino,

soy el dueño de mi azar.

Una imagen, una sensación, un deseo.

Tus ojos cristalinos rebosantes de lágrimas, tus párpados reteniéndolas sin éxito como una presa de río. Un escalofrío, una pesadez en mi mente, tristeza infinita. Un deseo de volar lejos, de correr, quién sabe dónde, sólo correr, sin mirar atrás, sin importarme el futuro, sin recordar el pasado, sin caminar sobre el presente.

Un momento, un lugar, una escena.

5:57 de la madrugada de un martes peor que cualquier lunes, de un martes que borrar del calendario, de un martes digno de ser olvidado. Una maldita estación de tren, un andén olvidado, gris, triste, degradado, oscuro. Y tú, tú y yo; con dos maletas, las dos tuyas; y con dos almas, ambas tuyas, la que tienes más la mía que te regalé. Mirándonos desconsolados, asumiendo tu partida, aceptando la separación inminente que se produciría en el momento en el que una bocina de un tren y el ruido de su destartalado motor entraran en escena.

Una lágrima, un beso, un adiós.

Suena la bocina y acto seguido el estruendo del tren, en mi ojo derecho se desliza una lágrima que condensa toda la tristeza del momento. La lágrima más amarga y apenada que nunca ha caído por mi mejilla. Me miras, tu lloras, mucho, apenas puedes trabar alguna frase que deseo que sea algo parecido a “yo no me puedo marchar, no te puedo dejar”, pero apenas consigues articular “yo…”, “yo…”, lloras. “Yo…”, lloras. Te muerdes los labios, sacudes la cabeza, coges con tus manos temblorosas mi pelo y juntas frente con frente. El tren no espera y da su aviso previo a marchar. Te separas y me miras, afligida, con una mirada que nunca vi y que espero no volver a ver. Era una mirada que te pesaba, entristecida a más no poder, con miedo, con amor… Me besas, como puedes, con los labios húmedos de tus lágrimas deshilachadas y entonas un “te amo” flojo pero sincero. Subes al tren y sin apenas tiempo para traspasar y cerrar la puerta el tren parte. Sin posibilidad para una despedida hollywoodiense corriendo tras el tren o diciéndote adiós desde lo lejos. Y yo, plantado, quieto como una estatua, sin tener idea alguna, más que nunca, a dónde ir, por dónde mirar, por qué camino empezar a andar… Perdido.

Cuanto hasta tres.

Un, dos, tres.

Hasta siempre.

Te beberé en los bares.

Hasta siempre (?) mi jodida historia de amor

Sólo me gustaría saber cómo termina esto.

Manual para la vida, por favor…

Vivir es sentirte, en ti, detrás tuya,

en tu ausencia, en toda tú.

 

Llevo un día perro o de perros, o un día de mierda, eso mejor. Yendo y volviendo a bibliotecas varias en busca de manuales, guías con textos infumables que no me servirán para nada en mi vida, en mi día a día, en mi aprendizaje a lo que podríamos llamar “vivir una vida”, mi vida. Porque siéndote franco, no necesito en mi vida un manual para aprender “sentencias de Jurisprudencia del Tribunal Supremo” o “Sistemas económicos mixtos”. Necesito un maldito manual que me guíe y me explique sobre cómo olvidarte.

De vuelta el metro es traicionero y en él he chocado de lleno con eso que llamamos “recuerdos”.

Y me he acordado de que me encantaría que, si finalmente se jodiese del todo esta jodida historia de amor, me recordases, que cuando pensaras en mi apareciese en tu bonita cara esa sonrisa que enamora, aunque fuese para recordar alguna gilipollez.

Me encantaría que recordases el primer beso que me diste una mañana fría pero soleada.

Me encantaría que recordases cómo te abalanzabas sobre mi cuando me veías después de largo tiempo y me abrazabas regalándome ese “Hola” del que ando enamorado.

Me encantaría que recordases cuando dormías junto a mi y te despertaba con caricias y besos.

Que también me he acordado de que me encantaría que no te doliese imaginarme, que no guardases ninguna espina por mi.

Que recordases algo que hayas aprendido de mi, aunque sea alguna canallesca.

Que recordases que en un cajón de tu habitación guardas las notas y poemas que una vez te dediqué y que ahora aguardan en hojas polvorientas y amarillentas.

Que recordases cuando me enseñaste esta canción y que supieses que no me la puedo quitar de la cabeza:

Me encantaría que recordases cuando salíamos de copas y volvíamos juntos a casa, borrachos de amor.

Me encantaría que recordases cuando esa misma noche me dijiste que eras “mi jodida historia de amor”.

Me encantaría que recordases que una vez hicimos un trato.

Me encantaría que recordases cuando caminamos largo y tendido, entre árboles y hierba, cogidos de la mano y hablando de los lugares donde viviríamos tú y yo en un futuro.

Me encantaría que recordases que aún no hemos viajado a Canadá.

Me encantaría que recordases que una vez me dijiste que estabas enamorada de mi.

Me encantaría que recordases que me dijiste que me querías dar experiencias, no recuerdos.

Me encantaría que recordases que te agradezco que me hayas aguantado, que sepas que de ti no puedo decir nada malo y que me has enseñado miles de cosas mucho más importantes que los malditos manuales que estoy tratando de conseguir para poder aprobar el curso.

Me encantaría que sigas recordando que eres mi jodida historia de amor.

De bourbon barato y recuerdos va la cosa

Estoy borracho como una puta cuba, pero al menos estoy. Borracho de pena, de soledad y escribiendo algo más barato que el whisky que he bebido y de lo que mañana me arrepentiré pero de lo que no hay marcha atrás, aquí se publican momentos, sentimientos, no historias baratas de copia y pega, que también…

Vengo de los bares, de tratar de borrarte mediante cerveza y bourbon barato con hielo. No ha funcionado, lo peor es que ya me lo temía. Aún así tengo ese impulso masoquista de mirarte a través de los fondos de las copas, distorsionada, húmeda.

He estado en todo momento rodeado de no menos que de 5 ó 6 amigos y no ha habido instante en el que no me haya sentido jodidamente solo, jodidamente solo rodeado de gente. Qué triste… Me sentía solo por dentro, vacío, incompleto, dubitativo. A la espera de alguna señal que me arroje algo de luz, aguardando un mensaje que me traiga esperanza dentro de esta vida tan vulgar, de esta mente atormentada, oscura…

Que si ahora mismo preguntan por mi casa, les hablaría de tus labios, de donde guardas tus besos.

Vuelvo a casa, a la mía no, pero sí en la que vivo, sin perder la soledad. Hasta la sombra me abandona en los momentos más oscuros y el silencio se vuelve el más terrible de los ruidos. Tengo esa maldita sensación de no valer si no te tengo cerca, de que la vida me arroja si no estás y se me vuelve turbia.

Me gusta dormir, soñar, porque en los sueños te veo, te toco, estás cerca y eres tan real… Pero últimamente no puedo pegar ojo por mucho que quiera, aunque hoy la cama, mi trozo de colchón amigo me llama a dormir profundamente y hasta bien entrado el medio día.

Y para colmo ha sonado esta jodida canción en el maldito pub, que no me recuerda a ti, no, no, para nada me recuerda a ti…